Cuando hablamos de embalaje para botellas, normalmente nos vienen a la cabeza botellas de vino, cerveza, cava, agua, refrescos, etc… En general, botellas muy ligadas al sector alimentario. Pero el mundo de las botellas es extremadamente grande y complejo, y en él se incluyen botellas de todo tipo que deben recibir el tratamiento adecuado.

En el post de hoy hablaremos de botellas y de qué tipo de cajas y embalajes son los más adecuados para cada caso.

foto-1.png-okfoto-2.png-ok

Lo primero, el material

Lo primero que hay que tener claro es de qué material es la botella que va a ir en la caja de cartón. No es lo mismo si la botella es de cristal o de plástico que si es de metal.

El material del que están hechas las botellas nos ayudará a decidir aspectos como:

  • La calidad del cartón necesaria para garantizar un correcto apilamiento de las cajas
  • El grosor de cartón necesario para proteger las botellas de posibles impactos
  • La necesidad o no de insertar separadores interiores en las cajas
  • Qué formato de caja es el más adecuado

foto-3.png-ok

El formato de la botella, un aspecto clave

Junto con el material, el formato de la botella es el otro aspecto clave a la hora de definir qué caja es la que mejor va a cubrir las necesidades de la botella en cuestión.

foto-4

Aspectos mecánicos y logísticos

Ya sabemos qué tipo de botella tenemos que embalar. Ahora nos toca diseñar el mejor embalaje para que las botellas lleguen en perfecto estado a su destinatario.

En este momento hemos de tener en cuentas los aspectos mecánicos y logísticos que necesita la botella. ¿Cómo interactúan las botellas entre sí dentro del embalaje? ¿Cómo van a moverse los paquetes? ¿Qué retos se va a encontrar el paquete durante su transporte?

Es el momento de determinar, por ejemplo, si la caja necesita separadores interiores para proteger las botellas de rozaduras o impactos entre sí. Los separadores interiores pueden ser de cartón ondulado, cartóncillo, tejidos, sin tejer…

foto-5.png-okfoto-6.png-okfoto-7.png-ok

También es el momento de definir el formato de caja que necesitamos para el producto: estuche de 1 botella, de 3, 6, 12 o 24 unidades, etc.

foto-8.png-okfoto-9.png-ok

Cómo va a ser utilizado el embalaje por parte del cliente o usuario también determina la creación del embalaje para botellas. Es lo que nos va a ayudar a decidir si por ejemplo es conveniente embalar las botellas en cestas con asa que faciliten su transporte. O si conviene proporcionarles embalajes individuales que le aporten un valor especial al producto.

foto-10.png-okfoto-11.png-ok

Por último, el modo de envío de las botellas también influye en las decisiones que tomemos a la hora de embalarlas. Y es que las propiedades mecánicas del embalaje han de ser distintas si el producto va paletizado o si el transporte es por mensajería. En ambos casos, el trato que va a recibir el embalaje para botellas durante cada uno de esos procesos logísticos va a ser distinto.

foto-12.png-okfoto-13.png-ok

foto-14.png-okfoto-16.png-okfoto-15.png-ok

El embalaje para botellas sigue siendo un reto, y desde Font Packaging innovamos constantemente para ofrecer seguridad, eficiencia y diseño en tu embalaje para botellas.

Imágenes | Font Packaging.