En este artículo vamos a abordar un elemento clave en el reciclaje y la sostenibilidad del packaging: la impresión.

Y es que, como sabes, en Font Packaging siempre buscamos las alternativas que nos hagan más eficientes ecológicamente. Tenemos ese compromiso con nuestros clientes, y optimizamos cada detalle para que así sea.

Font Packaging: nuestra técnica de impresión

Aunque no siempre se contemple, la tinta es un elemento que determina la facilidad de reciclaje de las cajas de cartón.

La inmensa mayoría de las cajas que fabricamos están impresas porque, como es lógico, los clientes quieren personalizarlas con su imagen corporativa o los mensajes adecuados. Pero, dependiendo de la técnica usada para hacerlo, ese detalle convierte a la caja en más o menos fácil de reciclar.

La técnica de impresión utilizada en Font Packaging es la llamada flexografía. Ésta tecnología se basa en la utilización de tintas líquidas que se caracterizan por su rapidez de secado. Las tintas se adhieren a la superficie del embalaje mediante clichés de goma.

¿Por qué influyen las tintas en la facilidad de reciclaje de los embalajes?

Para comprender la influencia que pueden tener las tintas en el reciclaje de embalajes, lo primero que debemos saber es en qué se basa la tinta químicamente.

Las tintas se componen en un 35% por resinas, un 15% de pigmentos y un 50% de agua. Veamos en detalle lo que supone cada una de ellas.

  • Resinas: las resinas son sintéticas, acrílicas Hasta hace poco tiempo, eran mayoritariamente obtenidas del petróleo, pero afortunadamente empieza a haber un gran porcentaje de origen vegetal, extraídas de fuentes renovables y, por lo tanto, mucho más sostenibles.
  • Pigmentos: al igual que en el caso de las resinas, los pigmentos también han evolucionado. Los que utilizamos actualmente han dejado de contener metales pesados. Es una medida que se ha tomado directamente por parte de la industria, ya que la EUPIA (European Ink Association) ya no permite el uso de ese tipo de pigmentos.
  • En las tintas para cartón con base agua la cantidad de volátiles no llega ni siquiera al 1%, con lo que es una opción que hace al cartón más sostenible. En el caso del plástico, esta cantidad se incrementa para conseguir más velocidad de impresión.

En las tintas actuales, el principal problema de sostenibilidad viene provocado por los pigmentos. Aunque, como ya hemos dicho, estos ya no contienen materiales pesados, siguen proviniendo de productos químicos de origen fósil (petróleo, carbón…). Además, cuentan con una parte mineral (óxido de titanio, hierro…). Ninguna de estas dos fuentes es renovable.

Por esta razón, el sector de las tintas está investigando y testando el uso de colorantes sostenibles de origen vegetal. El problema es que, a día de hoy, todavía no presentan una buena resistencia mecánica y su coste es muy elevado.

De todos modos, hay que señalar que existen diferentes niveles de eficiencia ecológica dependiendo de la clase de pigmento que se aplique a las cajas de cartón. En el mercado existen algunos de más difícil eliminación y otros que presentan una menor dificultad.

¿A qué se debe esto? Básicamente, depende de su composición. Las normativas europeas son cada vez más estrictas, y las cantidades de pigmentos de difícil eliminación permitidas se van reduciendo de manera progresiva.

Llegados a esta punto, debemos diferenciar entre los pigmentos que utilizan metales libres y de difícil eliminación, que son aquellos que utilizan un metal que forma parte de una molécula más grande de la que no se puede separar.

Por ejemplo, el cobre es un metal de fácil eliminación, pero utilizado para la fabricación del pigmento azul su molécula queda absolutamente integrada y, por lo tanto, pasa a ser considerado “de difícil eliminación”.

Molécula pigmento azul

Regulación institucional

La normativa europea EN 13432 es muy clara al respecto: indica que los componentes no biodegradables (como las tintas) no pueden estar presentes en el envase en más de un 1% de su peso. Esto significa que, como máximo, un envase o embalaje puede contener un 5% de su peso total en componentes biodegradables.

En este aspecto, el cartón también es sostenible al mismo tiempo que personalizable, ya que, comparativamente, puede contener más superficie de impresión una caja de cartón que un packaging de plástico, dado que la caja de cartón siempre pesa más.

¿Qué debemos contemplar para hacer cajas de cartón sostenibles?

En resumen, con respecto a las tintas, para conseguir embalajes más sostenibles debemos tener en cuenta:

  1. El color de la impresión: aunque parezca contradictorio, el color verde es uno de los más contaminantes dado que su composición molecular lo hace de muy difícil eliminación. Siempre que se pueda, es recomendable utilizar colores como el blanco y el negro, que son los colores menos contaminantes.
  2. El tamaño de la impresión: aunque la elección del color sea importante para la sostenibilidad, depende más de la cantidad de superficie impresa que del color.

¿Alguna duda? En Font Packaging estamos para ayudarte, así que no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Imágenes | Font Packaging.

r Content Goes Here